Oferta Hoteles Madrid

Precios y disponibilidad

Más de 5 habs.
Habitación 1:
Habitación 2:
Habitación 3:
Habitación 4:
Habitación 5:

Categoría

Establecimiento

Régimen alimenticio

Servicios

¿Tienes un código promocional?
Disponibilidad y precio

Madrid es cómo esas muñequitas rusas en las que una guarda a la otra… aun cuando en el caso de la que dicen villa y corte, las ciudades que guarda en su interior son tan diversas, tan diferentes, cómo para ser capaz de sorprender con las líneas regias de su palacio real; el respeto a la diversidad marchosa de Chueca o, no lejos, la multiculturalidad de Lavapies, con olores, sabores y colores llegados desde los cuatro rincones del planeta en forma de restaurantes, comercios y tertulias callejeras.

Es evidente que la mejor forma de apreciar tan grandes y bellas diferencias es caminando las calles de estas barriadas. Sin embargo hay una segunda reciente, a descubrir. Y es que el centro cultural Bellas Artes, a dos pasos de la Puerta del Sol, acaba de abrir su azotea… y desde allá arriba se puede contemplar el todo Madrid. Desde allá arriba se puede contemplar no sólo lo ya mencionado, sino también el atardecer, saliendo ya hacia Barajas, Alcalá de Henares y Barcelona- sobre el hotel Puerta de América –donde por cierto, también hay terraza-, que es un orfeón de diseñadores, a diseñador por planta, o bien atardece por Las Vistillas, donde aún existen las chulapas que se bailan toda su hermosura de sirenas con buen culo en lo que ocupa un ladrillo de chotis. Desde ahí se ve la sierra de Madrid con bruma de postal o claridad de cuchillo de mayo. ¿Seductor, verdad?

Es curioso como las grandes ciudades –o ciudades grandes, según se prefiera- tienen rincones por los que, se vaya donde se vaya, siempre se vuelve a pasar… una y otra vez. En Madrid, uno de estos lugares, y sobretodo si se es visitante, es la puerta del Sol (o simplemente Sol, como dicen los madrileños, célebres por economizar palabras en su lenguaje). Renovada hace un par de años –tras años de obras- esta plaza es lugar en el que los habitantes capitalinos han celebrado sus hechos históricos; paisaje urbano protagonista de las uvas navideñas; espacio surcado por turistas que, cámara en ristre, se fotografían y fotografían junto al oso y el madroño (de granito y bronce)… Así es Sol, lugar de paso y llegada y no es extraño que así suceda puesto que en las cercanías quedan hoteles, grandes tiendas, tascas y restaurantes… y, no lejos, los museos principales de la ciudad: Thyssen, Prado y Reina Sofía; la populosa y animada calle Huertas, asomada a la igualmente transitada plaza Santa Ana –y con el espíritu de los escritores del siglo de Oro, que aquí vivieron, doblando las esquinas; los pinchos y las cañas de la Plaza Mayor.

¿Demasiado bullicio? ¿El viajero busca algo de calma?. Pues Madrid es también el lugar ideal. ¿Por qué? Por que si algo hay en Madrid son parques: el Retiro; el recién inaugurado parque fluvial del Manzanares, con paseos y vegetación que se prolongan varios kilómetros sobre los márgenes del río Manzanares…

Reserva ahora tu hotel en Madrid aprovechando este descuento donde tú eliges dónde y cuándo.