​Hay gente que, sólo por conocer uno de estos jardines, toma un avión y viaja al País del Sol Naciente… esto es, a Japón. Otros, quienes lo conocen, saben que pueden disfrutar de igual placer con tan sólo acercarse a Alcobendas –al norte de Madrid-. Es allí, en el corazón del conocido cómo Parque de la Vega, un lugar cuajado de naturaleza, surcado por un riachuelo y amenizado con el sonido de las fuentes, donde se halla uno de los museos más importantes de Europa en su género: cientos de bonsáis traídos desde los cinco rincones del planeta Tierra.

Los japoneses pasan por ser un pueblo que vive en armonía con la naturaleza… y este museo (vivo) es muy buena prueba de ello. Aquí, además de la colección permanente, suele haber hermosas y delicadas sesiones temporales, en las que se exhiben algunos de los mejores ejemplos de bonsáis que existen. Coleccionistas de medio mundo los ceden para estos eventos. Además, el museo cuenta con personal especializado… por si alguien, preguntando y descubriendo, se anima a iniciar su particular colección.

Reducto de paz, la visita es ideal para hacerla en familia, con niños. Si es éste el caso, mejor prepararse para responder a un sinfín de preguntas hechas por los más peques… entre ellas, que quiere decir bonsái. Pues ahí va una pista: bon significa bandeja y sai plantación.

Viaja a Madrid y vive la cultura japonesa del bonsai