No faltará ocasión para asistir a este mercado, puesto que se celebra, en Talavera de la Reina (Toledo), cada primer sábado de mes.

Nacido a partir de las raíces de la feria franca concedida por Sancho IV en 1294 (hay que pensar que siempre ha sido esta zona de mucho trasiego ganadero), este mercado se extiende por las calles y plazas del centrohistórico de la ciudad, pegado a las murallas, entre iglesias y conventos y cerca, muy cerca, del imprescindible Museo de Cerámica Ruiz de Luna.

Paseando por las calles San Agustín el Viejo, San Andrés y Pescaderías, el visitante encontrará diversos productos de artesanía tradicional (y no sólo la celebérrima cerámica local, sino también forja, cuero…), juegos para niños, actuaciones teatralizadas en la calle, visitas guiadas a monumentos…y, cómo no: puestos de comida en los que conocer la gastronomía de la zona.

Y es que los golosos encontrarán en el mercado de San Jerónimo, más de una excusa (y de diez) para acercarse. Aquí podrán comprar (y degustar) pichones, perdiz, cordero, venado, jabalí, liebre, carillas y sandías de Velada, quesos y mieles de la Jara, lechugas de Alcaudete, garbanzos de Las Herencias, embutidos de Bayuela, castañas de El Real, higos de Cebolla, variados dulces de sartén y horno..., todo regado con vinos de Montearagón y Valdepusa o aguas minerales de Belvís y Calera.

¿Quieres pasar un sábado entretenido y lleno de actividades? Pásate por el mercadillo medieval de San Jerónimo y trasládate a la Edad Media.

Encuentra aquí tu Hotel al mejor precio en Talavera de la Reina o en Toledo.