La ciudad que nunca duerme tiene mucho que ofrecer. Así que ya que cruzamos el charco, ¡qué menos que seis días pateando sus calles, museos y monumentos! Para que os organicéis aquí va un pequeño esbozo sobre qué hacer en Nueva York en seis días


Día 1

Empezaremos por donde empezaban los emigrantes que se desplazaban hasta Nueva York para vivir el sueño americano: La Estatua de la Libertad. Se ubica en la Liberty Island, así que para llegar tendréis que coger un ferry en Battery Park. Durante el trayecto disfrutaréis de una hermosa panorámica de Nueva York. Una vez allí entrad dentro de la estatua, se puede subir hasta el pedestal o la corona (el precio es diferente). Tras la aventura podéis regresar directamente a la ciudad o parar en la isla de Ellis para visitar el Museo de la Inmigración en Ellis que honra a los hombres y mujeres que emigraron a EE.U. Para realizar este viaje se recomienda reservar con tiempo. Este primer día es probable que tengáis jet lag, así que no forcéis demasiado el cuerpo e iros pronto al hotel a descansar.


Día 2

Con más horas de sueño y las energías renovadas vamos a conocer el corazón de Nueva York, la zona conocida como el Midtown. Así que prepararos para ver en vivo y en directo lugares como Times Square, con sus luces y constante movimiento; para caminar por Broadway, descubriendo sus teatros, bares, tiendas, vecinos y restaurantes; para recorrer la Quinta Avenida; para dejaros caer por el Rockefeller Center (no dejéis de subir a su mirador, Top of the rock, uno de los mejores de la ciudad); para conocer la Catedral de San Patricio y para mirar el reloj en la Grand Central Terminal. Tras tanto caminar, nada mejor que acabar el día con una hamburguesa típica americana.


Día 3

El día anterior ya veríais parte de Central Park, pero para conocerlo mejor y pasar una mañana relajada en Nueva York, podéis alquilar unas bicicletas para recorrer sus principales puntos. Otra forma de conocerlo es en patines o pie. Llevaros algo de comer e improvisad un picnic. Sentados observaréis con curiosidad cómo los neoyorquinos adoran este pulmón verde. Podéis salir por la zona del Upper West Side y aprovechar para visitar el Museo de Historia Natural. Allí os esperan esqueletos dinosaurios y una amplia colección de minerales y mucho más. Otra opción es acercarse hasta el Lincoln Center. Si estáis de suerte y hay actuación no os la perdáis, así disfrutaréis, además del espectáculo, de un bello edificio.


Día 4

Vamos a salir de Manhattan porque Nueva York es mucho más. Una opción para este cuarto día es ir hasta Brooklyn cruzando su famoso puente. Desde allí se llega a DUMBO (Down Under the Manhattan Bridge Overpass), una zona que ha recobrado la vida reconvirtiendo los hangares y lugares industriales en estudios de artistas y arquitectos dignos de visita. Caminando llegaréis hasta el Brooklyn Brigde Park, donde podréis observar unas vistas impresionantes del sur de Manhattan. En Brooklyn también está Williamsburg, el barrio hipster de moda. Si os gustan las últimas tendencias dejaros caer para ver sus comercios alternativos y probar sus apuestas gastronómicas. Después de pasar por el hotel, podéis acabar el día en Broadway disfrutando de alguno de los muchos musicales programados. Suelen estar muy demandados, así que es mejor que compréis las entradas con antelación.


Día 5

Nueva York alberga algunos de los mejores museos del mundo. Así que si os da tiempo a ver más de uno mejor que mejor. Uno indispensable es el MOMA, el Museo de Arte Contemporáneo, que os dejará sin palabras. Tiene dos sedes, la principal está en el Midtown Manhattan. Si es entre semana id pronto, ya que abre de 10:30 a 17:30. Los viernes y los sábados hasta el 30 de diciembre amplía su horario hasta las 21:00. Dentro os aguardan cuadros de artistas como Van Gogh, Matisse, Dalí, Mondrian, Warhol y Duchamp, entre otros muchos. Por la tarde puede ser un buen momento para acercarse hasta el lugar donde estaba el World Trade Center, donde conocer el Memorial del 9/11 y subir al One World Trade Center para ver Nueva York desde las alturas. Por cierto, junto a este edificio está la estación de metro diseñada por Santiago Calatrava, así que no dejéis de acercaros a conocerla.



Día 6

Empezaremos también en un museo: el impresionante Metropolitan Museum of Art (MET), donde descubriremos el arte a lo largo de la historia de la humanidad. Merece la pena pasar horas acercándose a gran parte de las obras que atesora en su colección permanente, así como a las que se muestran en las exposiciones temporales. Tras viajar en el tiempo en el MET, cambiaremos de culturas en Nueva York, yendo hasta Chinatown para ver este barrio con personalidad. Es un buen sitio para comer, así que no tengáis miedo y probad lo más curioso que encontréis. Muy cerca están también los barrios de Lower East Side, una zona multicultural y Little Italy, un área ocupada por los primeros inmigrantes italianos. Aquí en este último podéis cenar comida italiana de primera. Para ello nada mejor que elegir alguno de los restaurantes de Mulberry Street.



Seis días en Nueva York pasan volando. Además hay que tener en cuenta que es una ciudad llena de propuestas por lo que es probable que a lo largo del viaje vayan surgiendo sorpresas y planes alternativos. ¡No los desaprovechéis!