Pedalear por la Toscana –esto es, la región italiana en la que se halla enclavada Florencia-; visitar localidades de postal abrazadas por murallas medievales; entrar en las bodegas en las que el Chianti va cogiendo cuerpo mientras reposa en barricas de madera (incluso probarlo, puesto que uno puede apuntarse a alguna de las catas ofrecidas por estas bodegas); comer en coquetos restaurantes de espléndidas vistas y sabrosa comida casera… todo es esto, y más, es lo que ofrece esta deliciosa propuesta viajera.

La verdad es que la propuesta es de lo más sugerente: deslizarse por suaves colinas tapizadas de viñedos; pedalear entre largas hileras de cipreses; conocer piezas maestras del Renacimiento (escultura, pintura, arquitectura); beber en fuentes que, enclavadas en recoletas plazas, llevan siglos saciando estados de sed; comer el queso pecorino…

Quien opte por esta propuesta viajera podrá degustar deliciosas comidas durante todo el recorrido. Respecto al alojamiento podrán alojarse en la zona del Chianti o bien en las principales del arte como Siena, Florencia o Arezzo. Desde aquí lo podrás hacer al mejor precio.

Reserva tu hotel en esta zona de Italia y no dejes de vivir esta maravillosa experiencia.