Las cualidades medicinales de las aguas y barros de El Raposo, una localidad situada al sur de Badajoz, ya, casi, en el límite provincial con Sevilla, son conocidas desde hace siglos. Hoy en día, la conocida y certificada acción terapéutica de sus lodos naturales, convierten a la estación termal aquí construida en un centro de referencia –a nivel nacional- en el tratamiento de afecciones reumatológicas, respiratorias, digestivas, vasculares y dermatológicas… a base de barros.

Único balneario de Extremadura especializado en tratamientos terapéuticos a base de lodos naturales, el centro también ofrece también ofrece una gran variedad de tratamientos de estética sorprendentes, entre los que destacan las sugerentes envolturas en café y chocolate e incluso las más sofisticadas en oro y perla; sin olvidar los masajes relajantes con seda, caracolas y pindas (hierbas aromáticas con efectos medicinales) y los hidromasajes con aceites, esenciales naturales… todo un pequeño gran lujo, toda una pequeña gran concesión al placer personal.

La base de estos tratamientos son los lodos naturales –también llamados peloides- que, procedentes de la sedimentación de materiales orgánicos, se extraen, directamente, de un arroyo que fluye vecino al balneario. De esta forma se evita que, cualquier posterior manipulación altere, una composición natural basada en silicio, magnesio y calcio. Durante los siguientes siete u ocho meses, estos materiales decantan y enfrentan un proceso de oxidación, reducción y fermentación que consolidan y potencian las naturales propiedades y terapéuticas de los materiales.

La forma de aplicación del tratamiento es cómo sigue. Después de aplicado el barro, en un solarium orientado al sur, para así maximizar las horas de exposición al sur, se deja secar de igual forma que se haría con una mascarilla común. Después de tres cuartos de hora, el paciente pasa por una bañera de agua caliente y lodo (veinte minutos). Luego, después de recibir un chorro termal a presión sobre su cuerpo, el tratamiento termina con media hora de reposo. Es la fase llamada sudar el baño.

Suena bien, ¿no? Haz una escapadita al Balneario El Raposo y ¡vuelve como nuevo!