​La experiencia de combinar la cultura romana de las termas con los baños de aire caliente, propios de la cultura irlandesa en Baden Baden, en plena Selva Negra (al suroeste de Alemania, a mitad de camino entre Estrasburgo y Stuttgart). Para disfrutar de esta técnica, habrá que ir hasta los baños termales de Friedrichsbad, todo un templo de estas prácticas aquasaludables. Está a la entrada de del Altstadt, el casco antiguo de la ciudad…y allí han estado los últimos 130 años.

Quien ha visitado una vez estás termas, y solicitado un tratamiento completo, seguramente nunca podrá olvidarlo. Nada menos que diecisiete son las etapas por las ha de pasar cada paciente: ducha, agua templada, caliente, exfoliante, ducha, baño de vapor, baño de vapor caliente, burbujas, piscina, ducha, baño frío, masaje, baño de aceite y relax. ¿Quién dice que no quiere?

Al principio del proceso, la temperatura del cuerpo va aumentando, lentamente, hasta alcanzar el estadio octavo. A partir de ese momento, y con la ayuda de agua cada vez más y más fría, el cuerpo comienza, de nuevo, a perder grados de una forma suave, nada brusca. Está comprobado que este sistema de relajación vigoriza la circulación de la sangre, fortalece el sistema inmunológico, potencia la relajación y purifica la piel.

Ah!...un aviso para quienes acudan a los baños en parejas o grupos mixtos de hombres y mujeres. Lunes, martes y sábados, los baños tienen separación de sexos, mientras que miércoles, jueves, viernes, sábados y festivos se permite el baño conjunto.

Reserva tu hotel en Baden-Baden al mejor precio.