El balneario de Solán de Cabras, ubicado en plena provincia de Cuenca, en un anfiteatro natural atravesado por el río Cuervo, se encuentra ubicado en un edificio construido en época de Carlos III… lo que da una idea de lo mucho que hace que estas aguas, especialmente indicadas para tratamientos contra males varios (trastornos digestivos, hepáticos y biliares, metabólicos y renales, artrosis, reuma y secuelas traumáticas…), son empleadas. Es más, a poco que se tire de documentación histórica, se podrá comprobar que los romanos ya apreciaron las propiedades de estas fuentes.

Ubicado a casi mil metros de altitud, y rodeado de abundantes masas de plantas aromáticas y rocas de caprichosas formas, este balneario conquense ofrece un catálogo de variados programa de opciones balnearias que incluyen baños termales, de burbujas y vapor, piscina de hidromasaje, chorro a presión, masajes, gimnasio, aerosoles, inhalaciones, presoterapia, infrarrojos, drenaje linfático, mascarillas de arcilla facial, ducha escocesa, parafangos...¿Falta algo?

Edificio sobrio, elegante y señorial, el balneario de Solán de Cabrás, desde tiempos del rey Carlos III llamado Real Casa de Baños, es lugar en el que, sobre todo, uno puede venir a retirarse del mundanal. Apartado de todo, el balneario dispone, entre sus instalaciones, de todo lo necesario para ello… empezando por un amplio y cuidado jardín por el que dar grandes paseos entre arquería de hierro, emparrado y pilastras de labrada piedra.

Reserva con nosotros tu hotel en la provincia de Cuenca ¡al mejor precio!