Cinco cosas que hacer en Valencia en invierno

Esta oferta ya no está disponible, el periodo de validez ha terminado

Precios y disponibilidad

Más de 5 habs.
Habitación 1:
Habitación 2:
Habitación 3:
Habitación 4:
Habitación 5:

Categoría

Establecimiento

Régimen alimenticio

Servicios

¿Tienes un código promocional?
Disponibilidad y precio

¿Pensando en una escapada en invierno donde no haga frío? Valencia es una opción a valorar gracias al clima suave, que hace que las temperaturas no sean demasiado bajas en esta estación. Es buen momento para visitar la ciudad de las Fallas, la que ha hecho de la paella un plato de fama mundial. ¿Qué hacer en Valencia en invierno? Ahí van cinco propuestas.

1. Ciudad de las Artes y las Ciencias

Penetrar en esta parte de Valencia es entrar en un espacio llamativo tanto por la gran envergadura de los edificios como por su propia arquitectura (son obras de Santiago Calatrava). En la Ciudad de las Artes y las Ciencias encontraréis varios lugares que se han convertido en imagen de la nueva Valencia. Uno de ellos es L´Hemisferic, donde se proyectan películas IMAX en una pantalla semiesférica. Igualmente podréis conocer a un gran número de especies marinas en l´Oceanogràfic y descubrir los secretos de la ciencia en el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe. Entre edificio y edificio, pasead por el Ágora y observar el puente de Assut de l´Or y el Palau de les Artes Reina Sofía.

2. La Catedral y los alrededores

Otra ciudad totalmente diferente la encontraréis en el centro. Uno de los emplazamientos que hay que visitar es la Catedral de Valencia, que con su eclecticismo arquitectónico muestra la propia evolución del lugar. Os podéis fijar bien en sus tres puertas: la Puerta de los Hierros (Barroca), la Puerta de los Apóstoles (Gótica) y la Puerta del Palau (Románica). Allí también está El Miguelete, que es el campanario de la Catedral, gótico, con una escalera de caracol que os llevará hasta una terraza desde donde la panorámica merece más de una fotografía. Cerca está la Basílica de la Virgen de los Desamparados, otro edificio religioso que no os debéis perder. Además, si vais en jueves (siempre que no sea festivo), a las 12:00, en la puerta de la Catedral tiene lugar el Tribunal de las Aguas, declarado por la UNESCO Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. No es sino una estructura legislativa patente desde la época de Jaime I. Imparte justicia y está formado por 8 hombres quienes resuelven los problemas que se les plantean en una ceremonia abierta.

3. Museos para todos los gustos

Si sois curiosos estáis de enhorabuena porque vais a encontrar hasta 34 museos diferentes. Elegid qué temática es la que más os llama la atención. Algunos destacados son el IVAM, centrado en el Arte Contemporáneo o el Museo de Bellas Artes San Pío V, con cuadros de Goya o Sorolla, entre otros. Los hay también menos comunes como el Museo Fallero, el Museo Nacional de Cerámica, el Museo Casa Semana Santa Marinera o un Museo de los Soldaditos de Plomo.

4.Valencia gastronómica

La gastronomía es seña de identidad valenciana. Su huerta y sus productos de mar la hacen irresistible. Antes de ir a probar una deliciosa creación, podéis pasear por el Mercado Central, uno de los más grandes de Europa. Cerca también hay que ver Lonja de la Seda (un edificio gótico típico de las ciudades que pertenecían a la Corona de Aragón) utilizado como lonja durante la historia de la ciudad. Tras ver los productos, seguro que os entra el hambre. Lo más típico evidentemente es la paella. No os podéis ir de Valencia sin comer una. ¿Dónde? La preparan en muchos restaurantes tanto en el centro de la ciudad como frente al mar. Podéis coger un tranvía hasta la Malvarrosa, ya que allí hay una gran oferta de restaurantes para comer paellas de calidad. Y si deseáis probar alta cocina Valencia dispone de cinco restaurantes con estrella Michelín (El Poblet, La Sucursal, Ricard Camarena, Riff y Vertical).

5. Un barrio con solera

El Barrio del Carmen es uno de los espacios con más historia de Valencia. Surgió entre la muralla cristiana y la musulmana como un laberinto de calles donde se pueden ver edificaciones históricas como sus palacios o las puertas medievales de las Torres de Quart o las Torres de Serranos. Por supuesto es un barrio de toda la vida con comercios antiguos que se mezclan con tiendas más modernas con productos vanguardistas llenos de creatividad.

¿Convencidos? Ahora sólo tenéis que reservar alojamiento. Consultad nuestras ofertas en el buscador de arriba a la izquierda.

Ofertas Relacionadas

Información relacionada