Accede o crea tu cuenta

Facebook

Google

Email

¿Has olvidado tu email o localizador?

¿Necesitas ayuda?

Atención al cliente
o crea tu cuenta con
  • Recibe ofertas, inspiración y novedades de Centraldereservas.com
  • Acumula dinero con tus reservas
  • ¡Invita a tus amigos y os lleváis 10 euros cada uno!
  • Accede a tus facturas
  • Reserva mucho más rápido
  • Guarda tus destinos favoritos

Cinco razones para visitar Roma

Es difícil resistirse a los encantos de Roma. Quizá a algunos les resulte ruidosa y llena de tráfico, pero esos mismos, al torcer una esquina y encontrarse con el sosiego y la belleza de una placita, pronto olvidan lo anterior y se dejan llevar por el momento. Roma es Roma, imposible no quererla. Tiene tanto que ver que se necesita más de un viaje para descubrir todo lo que esconde. Si aún no la habéis visitado o estáis pensado en repetir, os damos cinco razones por las que pisar su suelo.

1- Ver una de las cunas de la civilización europea

Roma es la base de gran parte de la cultura europea. El Imperio Romano expandió su lengua, religión y costumbres a lo largo y ancho del continente. La grandeza de aquellos siglos todavía se conserva en varios edificios, que no son si no la constatación del ingenio de los romanos. Podréis pasear por la capital del antiguo imperio y observar como edificios con más de 1.000 años de antigüedad siguen en pie. No os perdáis el Coliseo, los foros romanos, el Mercado de Trajano, el Panteón o el Arco de Tito, entre otros muchos. Igualmente, a las afueras de la ciudad, os esperan en las entrañas de Roma, las catacumbas de los primeros católicos.

2-Imposible comer mal

La gastronomía italiana no necesita ningún tipo de presentación, ya que es mundialmente conocida. Si vais a Roma descubriréis que además de pasta y pizzas, cuentan con una amplia variedad de platos y recetas tradicionales. Nuestra recomendación es que os alejéis de las grandes cadenas internacionales de comida y que probéis a entrar en restaurantes de toda la vida. Uno que está realmente bien es la Montecarlo, un tradicional establecimiento en pleno centro. Una zona muy recomendable para encontrar restaurantes buenos en Roma es el Trastévere. Asimismo, no podéis dejar Roma sin haber probado sus cremosos helados, capaces de convencer a los más escépticos amantes de lo salado. Y por supuesto, entre visita y visita, tomad un café en Sant’Eustacchio.

3- Perderse en plazas únicas

La lista de rincones indispensables en Roma es amplísima. Desde la bella Plaza de España, hasta la plaza de la Fontana di Trevi, pasando por la Plaza Navona. No hay que dejar de verlas y prestar atención a todas sus fuentes y detalles. Tampoco os podéis perder la Plaza del Campidoglio, la Plaza de la República, la Plaza del Popolo, la Plaza del Quirinale, la Plaza Venecia... Y por supuesto la Plaza de San Pedro en el Vaticano. En todas ellas respiraréis historia del arte. Renacimiento y Barroco son los estilos predominantes y os daréis de bruces con obras de artistas de la talla de Bernini, Giacomo della Porta, Miguel Ángel...

4- Observar la moda italiana

Se dice que los italianos tienen un sexto sentido para la moda. Hay de todo. Sin embargo, si paseáis por la ciudad del Tíber, seguro que termináis descubriendo algunos puntos en común de la moda italiana. Roma dispone de un gran número de tiendas exclusivas de diseño nacional e internacional. Además de fijaros en cómo visten los romanos, podéis visitar las calles comerciales para observar (y en el mejor de los casos comprar) los establecimientos de grandes firmas de la moda. Uno de los lugares que debéis recorrer es la exclusiva Vía dei Condotti. También podéis curiosear por la Vía Frattina y la Vía del Babuino.

5-Museos e Iglesias por doquier

No es de extrañar que la capital italiana albergue tanto museo y tan bueno. ¿Por dónde empezar? Buena pregunta. Nuestra propuesta es que echéis un ojo en la página oficial de turismo de Roma a todos los museos que existen y elijáis aquellos que más os llamen la atención. Eso sí, nosotros te recomendamos que no os vayáis de Roma sin ver algunos como los Museos Vaticanos (donde se encuentra la Capilla Sixtina) o la Galería Borghese. Con las iglesias sucede igual. Roma está llena de templos, muchos de ellos de gran importancia artística e histórica. Hay más de 900, por lo que tendréis que hacer una criba importante. Si tenéis poco tiempo visitad el Vaticano, Santa Maria Maggiore, San Juan de Letrán o San Pablo Extramuros.

Ofertas más vistas

Ver más
Ofertas Relacionadas
Información relacionada