Pocas cosas hay tan relajantes como sentarse frente al mar a observar un horizonte que parece casi infinito. Con una copa en la mano y con el sonar de las olas de fondo. Os invitamos a que descubráis con nosotros cinco hoteles con vistas al mar. ¿Preparados?


Gran Hotel Sol y Mar. Calpe

Nuestro primer establecimiento nos lleva hasta Calpe. El Gran Hotel Sol y Mar ofrece a sus huéspedes, además de unas instalaciones modernas y cuidadas, unas vistas en las que disfrutar del Mediterráneo y de la belleza del paisaje de la localidad. No sólo se puede contemplar el azul de las aguas sentados en una terraza, sino que a la vez que se nada en su piscina exterior se descubre de fondo bañado por el mar el Peñón de Ifach, tan característico de la localidad. Por si fuera poco, este hotel dispone de Beach Club, sala de fitness con personal trainer y un spa. En sus habitaciones descubriréis detalles como amenities de Yves Rocher, colchones sistema pillow top o televisiones led.



Club Hotel Vista Bahia, Ibiza

Ibiza nos espera con su ambiente, pero también con la tranquilidad de lugares como la Cala Xarraca de Portinatx, a 29 kilómetros de la capital de la isla. En este punto se localiza el Club Hotel Vista Bahía que se encarama sobre un acantilado, permitiendo así a sus huéspedes disfrutar de una hermosa vista. Encima, muchas de las habitaciones disfrutan de una bella panorámica, así como la terraza del restaurante donde se puede cenar observando el tambaleo de las olas. Destaca el atardecer que llena la cala de magia. Este hotel dispone también de otras comodidades como tres piscinas en forma de cascada, terrazas con hamacas y sombrillas, jardines y actividades de entretenimiento para todas las edades.


Clubhotel Riu VistaMar, Gran Canaria

Saltamos de una isla a otra para aterrizar en el Club Hotel Riu Vistamar de Puerto Rico, en Gran Canaria. Este cuatro estrellas también se encarama sobre un acantilado creando una bella visión del mar que rodea la isla. Uno puede darse un baño en sus piscinas o degustar sus platos en la terraza mientras oye el susurro del mar de fondo. Igualmente a este hotel hay que sumarle una amplia oferta de ocio para todas las edades con miniclub infantil, gimnasio con máquinas, clases de aquagym y de shuffleboard o pistas de tenis y baloncesto. Por la noche, en temporada alta, no faltan los shows para entretener a los huéspedes.

Hotel Flamero, Matalascañas

Regresando a la Península Ibérica hacemos un alto en el camino para alojarnos en el Hotel Flamero, en Matalascañas. Su perspectiva del Océano Atlántico es un regalo para sus huéspedes quienes además descubrirán otras zonas donde relajarse como la piscina con zona ajardinada. Este establecimiento está muy cerca de Doñana, una excursión que no hay que dejar de hacer. Muchas de las habitaciones disfrutan de vistas al mar con balcones especialmente colocados para ser testigos de los movimientos del agua. Y todo ello a pocos pasos de la arena de Matalascañas, una playa cómoda en plena Costa de la Luz.

Hotel Vista Bella, Rosas

Por último, despedimos esta entrada tumbados en una de las camas de las terrazas del Hotel Vistabella, en Rosas. En plena Costa Brava, este cinco estrellas resulta una opción romántica en la que se vivirá una estancia relajada gracias a servicios e instalaciones como spa, jacuzzi, piscina interior e incluso un pequeño embarcadero. Desde el hotel, sobre un acantilado, se observa la bella Bahía de Rosas. Además se pueden hacer excursiones a los parques naturales de Cap de Creus y de Aiguamolls de l´Empordà. Y si no se quiere salir del hotel, el huésped descubrirá hasta cuatro restaurantes, donde saciar su hambre. Y ojo que uno de ellos ha sido galardonado con una estrella Michelín.