Con este calor no es extraño que nuestra mente divague y se ponga a pensar en la playa. Arena, aguas cristalinas, toalla y tranquilidad... Cualquier playa es buena, sin embargo, como en todo, hay lugares mejores que otros. Hoy os traemos cinco playas que podrían estar consideradas como las mejores del mundo.

Islas Cíes, España

Desde Vigo, un ferry os trasladará hasta el “Caribe gallego”. Y es que las Islas Cíes son toda una sorpresa para los visitantes. Sus aguas cristalinas os enamorarán. En el lugar hay hasta nueve playas diferentes, (algunas especiales para practicar naturismo como la playa de Figueiras). Llevaros un bocata, crema de sol y ganas de disfrutar del paisaje. La playa que más fama tiene es la de Rodas, que fue considerada en 2007 por el rotativo británico The Guardian como la mejor del mundo. Es la más grande y se enfrenta a la Ría de Vigo. Allí además de convivir con otros bañistas compartiréis espacios con crustáceos y peces. Tiene forma de cocha y su arena es blanca y fina. Para ir a lugares más recónditos podéis desplazaros hasta las calas de Areíña, Cantareira o Muxieiro.

Praia da Marinha, Portugal

Seguimos en el Atlántico para visitar la Praia da Marinha en el Algarve. Quizá ya la conozcáis, ya que es una de las más famosa de la zona y no es para menos. Su hermoso paisaje la ha convertido por derecho propio en poseedora de este título. Se sitúa en la Caramujeira y está rodeada de escarpados acantilados que vigilan como cada verano se llena de veraneantes que buscan un hueco en su arena. Sus aguas cristalinas harán que vuestros ojos se posen en ellas. Sacad alguna foto, ya que quedará muy bien en vuestro perfil de Instagram y... ¡no necesitará filtro!

Kata Noi Beach, Tailandia

En la islas de Pukhet en Tailandia se encuentra este pequeño paraíso terrenal: Kata Noi Beach. Esta zona no es tan visitada como otras playas de la misma área, ya que se ubica al final de una carretera. La playa se divide en dos partes Ao Kata Yai (grande) y Ao Kata Noi (pequeña). Las aguas son seguras para bañarse, aunque a veces hay movimiento y muchos surfistas aprovechan las olas para practicar su pasión sobre la tabla. Merece la pena quedarse a ver el atardecer antes de retirarse al hotel. Eso sí aseguraros que no es época de lluvia antes de ir para poder disfrutar de este enclave en todo su esplendor.

Playa Paraíso, México

Bañarse junto a los restos de la antigua ciudad maya de Tulum no tiene precio. Pero se puede hacer en Playa Paraíso en México, en el corazón de la Rivera Maya. No es de extrañar que esta playa sea señalada en numerosos lugares como una de las más hermosas del mundo. Se pueden ver las ruinas y para terminar la excursión, llevar una toalla para sentarse sobre su arena o sobre alguna de las tumbonas que se extienden a lo largo de la playa. La arena es fina y blanca, y estaréis rodeados de palmeras y del mar color turquesa.

Praia de Santa Maria, Cabo Verde

Por último viajamos hasta el bello continente africano para parar en la Praia de Santa María, en Cabo Verde. Su paisaje invita a relajarse sobre arena blanca con el fondo azul trasparente del agua del mar (que suele tener una temperatura muy agradable). Todo es sencillo y práctico. Además se pueden realizar en las inmediaciones numerosos deportes acuáticos o probar el pescado fresco. En uno de los extremos hay un pequeño puerto a donde llegan los pescadores con las capturas del día.

¿A cuál de estas playas os escaparíais ahora mismo?