Las calles estrechas del casco antiguo de Toledo esperan no parar de recibir pisadas durante esta Semana Santa. Y es que al propio atractivo de la ciudad con un patrimonio histórico impresionante se suma tanto la capitalidad gastronómica española de este 2016 como la celebración de las procesiones de Semana Santa. No hay ninguna excusa para no ir.

Situada a pocos kilómetros de Madrid, esta ciudad castellana parece detenida en el tiempo. A lo largo de sus siglos las diferentes culturas que han transitado por la Península Ibérica han dejado su impronta en Toledo. Judíos, musulmanes, cristianos, todos han transmitido un hermoso legado a la localidad donde se descubren sinagogas, mezquitas e iglesias, entre otros muchos monumentos. También cabe destacar el arte del Greco. Por ello se puede visitar el Museo del Greco, donde se podrá disfrutar de obras como un magnífico "apostolado", la "Vista y plano de Toledo" y "Las lágrimas de San Pedro".

Caminar Toledo

Lo mejor es abrigarse bien y ponerse calzado cómodo (las cuestas y el empedrado os esperan) para dejarse seducir por las calles estrechas y los rincones, sin dejar de visitar los patios toledanos y las plazas. Otro sitio obligatorio por el que pasar son sus puertas y murallas, así como tampoco os podéis ir de allí sin visitar el Alcázar, el Real Monasterio de San Juan de los Reyes, la Catedral Primada y la Mezquita del Cristo de la Luz.

Fiesta de Interés Turístico Internacional

Para comer, aprovechad todas las ofertas de la Capitalidad Gastronómica española. Y, en estas fechas, no podéis obviar la Semana Santa de Toledo, Fiesta Declarada de Interés Turístico Internacional. Y no es para menos ya que los cofrades llevan los pasos por las empinadas calles en un silencio que impresiona. Una peculiaridad es que las procesiones son nocturnas y llama la atención la iluminación de las imágenes con hachones y cirios.

Reserva ya hotel en Toledo para esta Semana Santa y sacarle el máximo partido a la ciudad que enamoró al Greco.