La Puerta del Sol es el epicentro de la Nochevieja en España. Generaciones de españoles nos hemos tomado las uvas con sus campanadas durante décadas. Es sin duda el símbolo de la última noche del año, de la fiesta y del desenfreno. Sin embargo, Madrid en Nochevieja es mucho más. ¿Nos damos una vuelta para descubrirla?


Correr la San Silvestre Vallecana

Son muchos los que se calzan unas zapatillas deportivas y se atavían con los disfraces más divertidos y el mejor de los humores, para recorrer los kilómetros de la tradicional San Silvestre Vallecana. El ambiente es único, ya que no se repite en ninguna otra carrera del año. Los villancicos acompañan a los corredores durante el trayecto urbano. Cada año se acercan a la cita miles de madrileños, pero también corredores de otras latitudes que no quieren perderse esta fiesta del atletismo. La carrera comienza a las 17:30 y se espera que este año participen 40.000 runners, casi nada. ¿Os animáis? Después de la carrera y una buen ducha para recuperar fuerzas, os espera la gran cena de Nochevieja.


Nochevieja en el Estadio Santiago Bernabeu

Una manera de celebrar la Nochevieja para los seguidores más acérrimos del Real Madrid. Es posible en el RealCafé Bernabeú donde podréis cenar mientras observáis el césped que pisan cada semana los jugadores del Real Madrid. Una noche de lujo para dar entrada a un 2017 en el que el equipo espera conseguir muchos triunfos en las competiciones en las que participa. Es una manera ideal de celebrar la Nochevieja con niños, ya que estos creen la magia del fútbol. Hay menú infantil, bolsa de cotillón y fiesta tras las 12 campanadas.


Nochevieja en un hotel de lujo

Un capricho al alcance de pocos bolsillos son las propuestas que hay en algunos hoteles de la capital como el The Westin Palace Madrid. Esa noche la cena de gala (cuyo precio supera los 500 euros) está dirigida por el chef José Luque que contará con la presencia de la chef María Marte. Servirán un menú en 7 actos mezclando la gran calidad de los productos, con la originalidad, la música de la orquesta La Buena Estrella y un servicio de lujo. Además el día 1 para recibir bien el año celebra un Ópera Brunch, donde se combina un aperitivo exquisito con la voz en directo de una soprano y un tenor, acompañados por un piano. Todo ello bajo la cúpula de cristal del hotel.


Pasear por una ciudad desierta

Desde las 23:00 a las 00:05, hay lugares de Madrid que están totalmente desiertos. Quizá es el momento de disfrutarlos de una manera diferente, sin el ruido de los coches ni del trajín de los peatones. Para encontrarlos, hay que ir lejos de la Puerta del Sol. ¿Qué os gustaría ver? Podéis acercaros hasta la zona de Plaza de Oriente y observar la tranquilidad de esta noche. Llevaros la cámara de fotos para captar esa imagen rara avis de Madrid.


Darse el lujo de cenar en un Restaurante con Estrella Michelín

En Madrid hay más de 3.000 restaurantes, por eso no es extraño que la capital disfrute de un gran número de establecimientos reconocidos con una, dos o tres estrellas Michelín. Son sitios especiales, cada uno con sus propia filosofía de cocina. Son un lugar que visitar en ocasiones mágicas, y una de ellas puede ser la última noche del año. Hay muchos entre los que elegir. El restaurante con más estrellas es DiverXo, con tres. Le siguen con dos, Santceloni, La Terraza del Casino, Ramón Freixa Madrid, El Club Allard y DSTAgE. Por último Kabuki, Kabuki Wellington, Álbora, La Cabra,Punto MX, Lúa, A'Barra y Gaytán disponen de una. ¿Con cuál os quedáis? Acercaros hasta alguno de ellos para conocer la grandeza de su ingenio y la precisión de su técnica


Cenar en un restaurante céntrico para después tomar las uvas en la Puerta del Sol

Tomar las uvas en la Puerta del Sol es una de esa tradiciones que atraen cada año a cientos de curiosos hasta Madrid. Suele ser un lugar que está muy concurrido, así que para coger sitio, deberéis ir con tiempo. Eso sí, no tenéis que renunciar a una buena cena de Nochevieja. Para ello existen numerosos restaurantes en los alrededores de la Plaza del Sol preparados para este día. Elegid uno (dependiendo de lo que os queráis gastar), llamad y reservad con tiempo, ya que suelen estar bastante concurridos para estas fechas.


Asistir al concierto de Año Nuevo

Madrid no es Viena, pero también tiene su concierto de Año Nuevo. Eso sí, es el lunes 2 de enero, así el día 1 se puede pasar en casa descansado y recuperándose de la gran noche. El Audiotorio Nacional de Música ofrece la posibilidad de disfrutar de las creaciones de Johan Strauss para el Gran Concierto de Año Nuevo. Hay entradas de varios precios y se realizará otro pase el día 12 de enero. Así que si estáis más días en Madrid, podéis elegir el que mejor os venga.


Desayunar un rico chocolate con churros

Cuando el sol del día 1 ya haya aparecido en el horizonte, muchos pensarán que es hora de retirarse hacia casa. Eso sí, para que la “resaca” se pase mejor, hay que meterse algo al cuerpo y tener contento al estómago. En Madrid, en Año Nuevo, es muy típico desayunar un chocolate con churros, que entra mejor que nunca. Calentito y espeso es una delicia para todos. Hay numerosos lugares míticos como la Chocolatería de San Ginés (donde hay largas colas), La Madrileña o La Antigua Churrería. No obstante, si estáis lejos de esos establecimientos, podéis probar en alguna cafetería, lo importante es el acto.


Estas son solo algunas de las cientos de propuestas para pasar la Nochevieja en Madrid. ¿Os animáis a recomendarnos alguna?