Estados Unidos se suele relacionar culinariamente hablando con las hamburguesas y los fast food. Por suerte, es mucho más que eso. Si tenéis planeado un viaje a Nueva York, no podéis dejar pasar la oportunidad de probar su carne al estilo barbacoa. Existen algunos lugares con fama, que harán que, si sois amantes de la carne, disfrutéis de cada bocado.

Fette Sau

354, Metropolitan Avenue

Este local de Willamsburg ha ganado popularidad en los últimos años gracias a la apuesta por la calidad. Abre entre semana a las 17:00 para servir cenas hasta las 23:00 y los fines de semana a partir de las 12:00 hasta cierre. Allí tendréis que elegir la carne que queráis, toda ella es orgánica, comprada en pequeñas granjas (por lo que el menú cambia casi a diario). Os lo prepararán al instante tipo barbacoa sin añadir en ese momento ningún tipo de salsa (después podéis pedir la que queráis). Os la servirán con pan y los extras que queráis en una bandeja. Buscad sitio, en su zona interior o exterior y prepararos para un festival de sabores. Y lo mejor es que podéis acompañar vuestra cena con cerveza artesana. Después, podéis pediros un whisky, ya que presumen de tener la mejor carta de este espirituoso de todo Nueva York.

BrisketTown

359, Bedford Avenue

“Cada noche, bajamos la luces, subimos la música y empezamos a hacer lo que mejor hacemos: servir BBQ al estilo clásico de Central-Texas”. Así se presenta este local de Brooklyn en su página web. En él encontraréis platos con gran personalidad. Destaca su “beef brisket” con un sabor especial gracias a haber pasado al menos 15 horas bañado en sal y pimienta antes de ser preparado para vosotros. Pero no es lo único que os llamará la atención, ya que podréis degustar chuletas de cerdo, pechugas, salchichas y muchos platos más. Su decoración y sus productos de primera, junto a los acompañantes que se sirven, os terminarán de convencer para pasar una velada gastonómica en sus mesas.

Blue Smoke

116 E, 27th Street (entre Park & Lexington)

Este restaurante para carnívoros se debe al ingenio de Danny Meyer, un nativo de Sant Louis que trajo el arte de la cocina del Sur del país hasta el mismísimo Manhattan. El menú incluye chuletas al estilo de Sant Louis, carne al estilo tejano y otras especialidades como chuletas al estilo de Kansas City. Si os decidís a ir, podéis reservar mesa en su web. Además, una vez saciado el apetito, acabad la noche escuchando auténtico jazz americano en el Club Jazz Standard, ubicado justo en la puerta de al lado del local.