Comenzar el año siempre viene cargado de buenos propósitos y de promesas a cumplir. A veces son tan exigentes que terminan estresándonos. Si a esto le sumamos la cuesta de enero, no nos queda otra que respirar y tomarnos las cosas con más calma. Para ayudar a esta tarea, os proponemos que paséis unos días en un balneario, olvidándonos de los problemas y de la rutina diaria.

Hotel Balneario de Solares

El Hotel Balneario de Solares es un cuatro estrellas ubicado en el corazón de Cantabria. De los beneficios de sus aguas han disfrutado numerosos huéspedes a lo largo de la historia. De hecho en 1828 consiguió la declaración de utilidad pública de sus aguas y a principios del XX se convirtió en la primera estación balnearia de Cantabria. Las aguas termales proceden del Manantial de Fuencaliente y tienen propiedades bicarbonatadas, cloruradas, cálcicas y sódicas. Sus instalaciones son de lujo y destaca su gran piscina termal interior de 848 metros, iluminada con luz natural. Durante la estancia se puede combinar el descanso con la visita a algunos lugres como el Parque de Cabárceno, a 10 km, o Santander, a 18 kilómetros.

Hotel Balneario Sicilia

Desde Cantabria viajamos a Aragón, a Jaraba, a disfrutar de las aguas del lugar, declaradas de utilidad pública en 1860. El Hotel Balneario Sicilia, también de cuatro estrellas, dispone del certificado de la “Q” de calidad Turística. Sus clientes podrán acceder a instalaciones modernas y contarán con el asesoramiento de profesionales médicos y fisioterapeutas. Así, el hotel dispone de una cueva termal de 250 m2 con cuellos de cisne, jacuzzis, chorros... También hay un jardín termal, que invita a un recorrido sensorial y unos alrededores ideales para el descanso: 80.000 m2 de jardines y arboledas. Salud y bienestar, garantizados. La experiencia se puede completar con una interesante visita al Monasterio de Piedra.

Hotel Villa Padierna Thermas de Carratraca

Desde las habitaciones del Hotel Villa Padierna Thermas de Carratraca un pasaje cromoterápico subterráneo os llevará hasta el spa, donde os esperan sus aguas ricas en magnesio y calcio. La elegancia se deja sentir en este lugar, catalogado como un hotel de cinco estrellas. Carratraca fue un destino de moda en el siglo XIX entre la aristocracia europea atrayendo a personalidades como Lord Byron o Fernando VII. Para sentiros como un miembro de esta clase sólo tendréis que acceder a sus más de 1700 m2 de spa, divididos en 3 plantas diferentes, con 21 salas para tratamientos. Pozas, termas, duchas vichy, nebulización... La alimentación también es sana y equilibrada e incluso hay opciones de seguir programas de adelgazamiento. En 2012 fue galardonado como el Mejor Spa del Mundo por Seven Stars & Stripes. A todo esto hay que sumarle su ubicación, en el valle de Guadalhorce, a 45 kilómetros de Málaga.

¿Quién no tiene ganas de pasar unos días en uno de estos hoteles con balnerario? Podéis reservar habitación en el buscador que encontraréis arriba ¡Feliz estancia!