Son muchas las ciudades tanto nacionales como europeas que se presentan como firmes candidatas para pasar un San Valentín inolvidable, pero desde aquí os queremos proponer un rincón que hará las delicias de vuestras parejas.

El pirineo aragonés ofrece a todo aquel que lo visita, la calidez de sus gentes y la tranquilidad que la montaña nos puede dar. Son cientos las personas que lo visitan a lo largo del año, muchas en verano porque prefieren conocerlo realizando excursiones y otras en época invernal, donde se deslizan por las montañas y recorren las praderas nevadas descubriendo parajes difícilmente localizables en las ciudades.

Si tú y tu pareja sois amantes de la montaña y sus costumbres, esta es vuestra oportunidad para pasar la romántica noche de San Valentín. Rodeados de montañas nevadas, noches estrelladas y al calor de un buen hogar, ¿qué más se puede pedir?

¡Reserva tu hotel en Jaca, Cerler, Benasque, Ainsa, Panticosa, Canfranc, Formigal con los mejores precios