Los Nazarenos (también llamados penitentes) ataviados con túnicas de distintos colores, son una de las estampas más características de la Semana Santa Murciana, junto con los pasos del imaginero barroco Francisco Salzillo.

¿Qué alguien no sabe quien es Salzillo?. Se trata de un escultor del Barroco español ,considerado como el más representativo imaginero del siglo XVIII español. Para conocer las obras de este maestro, al viajero se le ofrecen dos posibilidades. Una es visitar durante todo el año y en la misma ciudad de Murcia, el Museo Salzillo, donde se custodian los pasos que el Viernes Santo salen a la ciudad. La otra, es estar en Murcia ese día a las siete de la mañana, que es cuando los pasos se ponen en movimiento.

Si se asiste a la procesión de los salzillos, habrá que estar especialmente atento a los pasos de La Cena, La Oración en el Huerto, El Prendimiento, Los Azotes, La Mujer Verónica, La Caída, Nuestro Padre Jesús Nazareno (éste no es de Salzillo), San Juan o la Dolorosa. Se sea o no creyente, pocos podrán decir que la escena allí vivida no es sencillamente espectacular… casi tanto el paso como el Cristo Yacente, el Sábado Santo (19.00 horas), bajo el arco de la iglesia de Santo Domingo. Quien lo ha visto suele decir que es uno de los momentos más impresionantes de la Semana Santa de Murcia.

Otras latitudes celebran su Semana Santa, pero la murciana tiene unas peculiaridades no vistas en otros lugares. En total diez días, durante los cuales los nazarenos de las quince cofradías locales son sólo devoción.

Reserva tu hotel en Murcia al mejor precio.